Los salarios subirán 17%, pero los impuestos el 35%


El Gobierno impulsa que los salarios suban 17%, pero los impuestos se ajusten 35%

La cuenta es sencilla, pero dura. Los impuestos, según decidió el Gobierno, subirán el año próximo un 35 por ciento. Los salarios, dicen los funcionarios, deberían tener un alza de la mitad de esa cifra. El doble estándar aplicado a los ingresos: los tuyos y los míos no se miden igual, parecen decir. En medio, la pelea con los empresarios del juego, que parecen tener coronita, ya al final lograron frenar el aumento que les iba a tocar.

?Acordamos Provincia, Ciudad y Nación una misma tasa de ajuste de los impuestos?, reconocen en los tres niveles de Gobierno. El número mágico es 35%. No se aplica a todos los gravámenes, pero sí a los que importan a los ciudadanos de a pie, el inmobiliario de las casas y la patente de los autos.


ciudad


?Tenemos que recuperar el impacto de la inflación en la recaudación?, justifican en la Provincia y la Ciudad. Por eso se reunió la ?Mesa de coordinación de aspectos tributarios? y definió parámetros comunes para los dos distritos más importantes: ya María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta mandaron a sus respectivas legislaturas los presupuestos y las leyes impositivas y ambos incluyeron un ajuste del inmobiliario del 35%, con tope del 38%. Con patentes, el alza es similar, aunque en ambos casos falta definir el número fino.

salarios


Vamos a la otra punta de la ecuación del nuestro bolsillo, los sueldos. Esta semana, luego de la reunión con la CGT en la que se armó la Mesa de Diálogo con los empresarios, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, hizo definiciones importantes al respecto. Aseguró que el bono de fin de año que negociarán los privados con sus sindicatos será un cierre del 2016. Esto es, que ese bono será la compensación de la inflación pasada. Y que en las próximas paritarias entonces deberá discutirse sólo por la inflación futura.

?Hablamos de cerrar el 2016 para que la paritaria del año entrante refleje la inflación a partir de enero, febrero y marzo, y no como fue este año, que llevaron el arrastre de la inflación anterior. Esto nos permitiría ir a un sendero de mayor cercanía a la realidad?, aseguró Triaca en esa ocasión. Más claro, imposible. El objetivo del Gobierno es que la negociación salarial sea en línea con la inflación que está escrita en el Presupuesto 2017, esto es, 17%. Otros funcionarios, en reuniones privadas con empresarios han dicho que apuntan a ?entre 15 y 17 por ciento?.

nacion


Aquí, entonces, tenemos ya las dos cifras: aumentos de salarios del 17%; subas de impuestos del 35%.

Un primer nivel de análisis podría ser que un número es el doble que el otro. Pero hay más sustancia en el tema. Es que esas cifras implican un doble estándar difícil. Esto es: para los impuestos se acepta que deben compensar la inflación pasada; en cambio los salarios deben ser sobre la inflación futura. Desde el Estado se mide con una vara diferente sus propios ingresos que los de los demás, por decirlo de otra manera.

?Pero es que tenemos un atraso muy importante en las cuentas?, explican en la provincia de Buenos Aires. Según el equipo de Vidal, entre 2014 y 2016 el impuesto inmobiliario acumuló un desfasaje de 33% frente a la inflación. ?El impacto mayor fue en 2014, cuando la inflación fue de 38%, y como había elecciones, Daniel Scioli no ajustó en nada el monto de Rentas?, explican en La Plata.

impuestos


?En cambio, los salarios siguen la inflación, si hay un desfasaje es mucho menor -agregan los mismos funcionarios-. En este año la inflación va a terminar en 37% y los sueldos de los estatales bonaerenses, al menos, tuvieron un ajuste del 35%?.

?Es lo mismo que nos plantearon en la Legislatura esta semana cuando llevamos el Presupuesto, esa diferencia entre el 17% de los salarios y la inflación y el 35% de los impuestos?, agregan funcionarios porteños.

alegria


Los hombres de Rodríguez Larreta dicen que el 30% de sus contribuyentes de ABL tendrá un aumento de sólo 8,5%. En los equipos de Vidal destacan que el 25% de las viviendas sólo pagan $ 6 por mes de inmobiliario. Ambos buscan demostrar que tuvieron conciencia política a la hora de poner los números.

Pero aquí llega el momento de relatar otra pequeña historia relativa a la pelea impositiva. Es que en la Provincia el juego era cómo hacer para recaudar los $ 200.000 millones de impuestos que prevé el presupuesto. Dentro de ese debate, este cronista contó que habían decidido subir de 12 a 19 por ciento la alícuota de Ingresos Brutos para el juego, precisamente. Pero cuando la ley fue a la Legislatura, eso había desaparecido. ¿Qué pasó? Nadie lo reconocería ante un micrófono, pero lo que pasó fue que Daniel Angelici, propietario de bingos en la provincia y amigo del Presidente Macri, hizo gestiones al respecto. ?Es algo que estaba decidido y dimos marcha atrás, es cierto?, dijeron dos altísimas fuentes del gabinete boanerense.

provincia


La suba de IIBB al juego representaba $1.200 millones al año. Ahora los dueños de bingos y casinos proponen que, para compensar, se cobre un impuesto especial a quienes ganan los premios en sus casas de juego. O sea, en lugar de pagar ellos, que sean sus clientes.

Las vueltas de la vida. Sergio Massa dijo a su entorno que el tema no está muerto, que él antes de fin de año lo retomará e intentará que se incluya la suba impositiva. Sigue el juego del juego.


subas